jueves, 8 de mayo de 2008

Mata Mitos 2: Fantasmas y Cazafantasmas

¿Cuántos de nosotros no hemos escuchado historias de fantasmas? ¿Cuántos de nosotros no creíamos las historias que nos contaban los amigos, parientes y demás cuando eramos pequeños? ¿Cuántos de nosotros contamos una historia de esas? La verdad, sería muy raro que alguien contestara "no" a alguna de esas preguntas. Sin embargo, aquí les va otra: ¿Cuántos de nosotros creemos en ellas ahora? Que uno de nosotros dijera que sí, sería una persona más de las que debería, pero tristemente, cada uno de nosotros conoce por lo menos a alguien que cree en eso o peor aún gente que cuenta estas historias creyendo que te asustarán, o aún todavía peor, gente que pierde tiempo, dinero y esfuerzo por algo relacionado.


Pero, ¿cuál es la causa de que la gente crea en estas cosas? Como dije en la Introducción, la gente esta predispuesta a creer en lo que se les dice, especialmente cuando es algo que confirme lo que buscamos que sea confirmado. Además, ¿a quién no se le hace interesante el tema de los fantasmas? Siempre ha sido un tema que atrae, como en las películas de terror, aún cuando sabemos que no son ciertas, nos producen una sensación de incertidumbre, suspenso y escalofrío.

Un término que voy a utilizar mucho en este blog porque ayuda a explicar muchas cosas, sobre todo para desmentir lo paranormal, es paraedolia. El término, en palabras simples, es cuando al ver una figura poco detallada, reconocemos algo familiar. Este fenómeno psicológico explica una gran parte de las experiencias paranormales, pues al ver cualquier cosa que parezca fantasmal, nuestro cerebro automáticamente llena los espacios en blanco y nos convence de que estamos viendo algo que simplemente no está ahí, por lo menos no en la forma que luego contamos.

Una cosa que siempre va a echar por los suelos a cualquier historia de fantasmas, es la falta de evidencia y la reputación de las personas que aseguran haber vivido una experiencia de este tipo. Por ejemplo, un cazafantasmas famoso es Carlos Trejo, el Jorge Mausan de lo espiritual, lo cual dice mucho acerca de su reputación. Trejo, se ha hecho de fama apareciendo en demasiados programas de televisión, en los cuales "demuestra" sus historias y sus habilidades. Da la casualidad que las historias, no solo son absurdas, sino de evidencias nulas y/o de mala calidad. El asegura haber estado en miles de casos y sin embargo no ha obtenido evidencia para probar ninguno de ellos. La mejor "evidencia" son los ahora famosos, videos hechos con visión nocturna, donde basta que algo borroso se mueva en el fondo y presto! ¿Cómo vas a negar que no era un espíritu? Esta es una liga donde hablan muy bien de él.

Lo voy a dejar ahí, tal vez luego hable más del tema.

2 comentarios:

Diana V. dijo...

Este tema se me hace muy interesante. Es una creencia muy arraigada en nuestra cultura. En mi caso, tengo muchos, pero muchos conocidos, amigos, de todo que realmente cree en fantasmas y cosas paranormales. Pero así es, son las creencias que nos inculcan desde pequeños.
Me gustaría que profundizaras más en el tema, creo que hay muchas cosas más que decir.

Juan dijo...

Como dije al final de la entrada:

Lo voy a dejar ahí, tal vez luego hable más del tema.

Lo que pasa es que escribí sobre esto en la noche y ya estaba medio larga la entrada. Le voy a hacer una continuación agregando algunos casos famosos.